Disclaimer

Este blog de opinión no siempre representa la mía. Su finalidad es mostrar uno o varios lados de la moneda en los temas más ávidos en los medios, sociedad y redes sociales.

lunes, 23 de septiembre de 2013

10 cosas que la Supervía debe modificar

Son muchos las personas que van y salen de Santa Fe cada día. Cada uno de los esfuerzos por mejorar los accesos se ha quedado como la Selección Mexicana, en el ya merito. Como ya es costumbre cualquier obra vial en, o hacia Santa Fe, termina siendo una “gran idea pero mal ejecutada”.

Como persona que viaja diario hacia esta zona de la ciudad (que @elmantis tiene a bien llamarle “el ano de la ciudad”) van mis 10 propuestas que la Supervía debe modificar para realmente funcionar como debería.


1. Entronque Centenario

Problema: Desde que se hizo la Av. de los Poetas, hubo un pequeño gran error de planeación. Habían hecho toda una obre con tres carriles por sentido, pero un acceso de un solo carril. Más tarde que temprano se dieron cuenta de su error e hicieron toda una obra para dejar un acceso de dos carriles. Ahora vuelven a hacer lo mismo. Todas las personas que vienen de la parte alta de Las Águilas, Villa Verdum y Centenario, se tienen que conformar con un solo carril de acceso a Av. de los Poetas, cuando ya tenían dos. Es decir, se quitó un carril y se hizo un embudo para dar prioridad a los que pagan.

Solución: Dejar el acceso de Centenario hacia Av. de los Poetas con dos carriles, como estaba originalmente.

2. Salida del Tec de Monterrey

Problema: Una vez en Av. de los Poetas, nos topamos con otro embudo generado por los automóviles que salen del Tec de Monterrey, por el entronque de los que vienen por Santa Lucía y por los autobuses RTP que hacen la parada…. ¡Todo en el mismo lugar!

Solución: No hay mucho que hacer con el Tec y con el entronque de Santa Lucía, pero el problema principal es la parada de los autobuses RTP, que se podría adelantar 50 metros en la bahía que actualmente existe y no estorbarían en el flujo vehicular.

3. Velocidad en las entradas

Problema: IAVE se encargó de enseñarle al mexicano en las casetas que debes hacer un alto total de 5 segundos antes de que el lector detecte tu tarjeta y abra la pluma. El nuevo sistema en la Supervía permite pasar a 60 km/hr sin problema, pero la gente no lo sabe y sigue frenándose para ingresar.

Solución: Campaña de concientización, comunicación en sus redes sociales y en las pantallas informativas durante la vialidad diciendo explícitamente que no es necesario frenar.

4. Repartidores de tarjetas TAG y IAVE

Problema: Antes de cada entrada en cualquier punto de acceso, hay uno o varios idiotas vestidos como pelotas de tenis, vendiendo IAVEs y TAGs, provocando que los automovilistas se paren en las avenidas a pedir informes y comprar la calcomanía.

Solución: Prohibir la venta ambulante de esta herramienta. Que estén de venta exclusiva en tiendas de autoservicio, Oxxos, Sanborns o donde se les dé la gana, pero no en las vialidades.

5. Tarifa Supervía Las Águilas-Centenario

Problema: El tramo es de apenas un kilómetro y cuenta con un solo paso a desnivel, sin embargo cobran $20 por pasada. Y esto gracias a la presión de bajarlo, porque ya estaba arriba de $30. Esto provoca que más automovilistas se vayan por la ruta anterior, lo cual se intensifica por culpa del punto No. 1 ya mencionado.

Solución: Como en su momento escribí en este blog, económicamente este tramo no era viable ni siquiera a $10, como estaba originalmente. Si cobraran $5, más automovilistas lo usarían y ellos generarían mayor ingreso por volumen. La avaricia de quien hizo la obra es uno de los principales problemas, como también veremos en el punto No. 6 y 7.

6. Tarifa Luis Cabrera - Centenario

Problema: Es comprensible que fue una obra monumental y requiere ser sustentable, pero el precio resulta excesivo para alguien que debe utilizarlo diario. Están queriendo recuperar la inversión en un corto plazo y este tipo de obras toman mayor tiempo, es parte del negocio.

Solución: Una tarifa más adecuada generará mayor volumen para ellos. Es ganar-ganar. Un usuario satisfecho es un usuario que repite. Cada vez escucho más gente que está tomando los antiguos caminos gratuitos, sobre todo porque con el costo que se paga, ya no se evita tráfico. La Supervía ya está congestionada por todo lo mencionado en estos 10 puntos.

7. Tarifa Centenario - Las Torres-Luis Cabrera

Problema: Es el mismo caso que en el tramo de Las Águilas a Centenario; están cobrando la misma tarifa que quien va hasta Luis Cabrera, es decir, los usuarios de Las Torres están subsidiando a los de Luis Cabrera. Una injusticia total.

Solución: Cobro diferenciado por tramo. La obra más cara es en el tramo de Las Torres hacia Luis Cabrera y los otros dos están sopesando esta obra.

8. Tarifa San Jerónimo – Periférico

Problema: La Supervía ha argumentado sus altos costos a la macro-obra que hicieron, por desgracia no hay mucho que argumentarles porque no hay punto de comparación en casi toda la obra, pero en este tramo sí. Esta vialidad elevada es de 1.9 km. y tiene la misma infraestructura que el Segundo Piso de Periférico. Sin embargo este tramo cuesta $12, cuando el segundo piso cobra lo mismo por un tramo superior a los 8 kms.

Solución: Bajar el precio injusto en este pequeño tramo. No debería exceder los $4 pesos.


9. Trébol en Las Águilas

Problema: En Las Águilas dejaron únicamente salidas a la derecha. Más del 90% de la gente que viene de Santa Fe hacia Las Águilas, va con dirección hacia Periférico, no hacia Villa Verdum. La falta de planeación provocó que todos estos usuarios tengan que salir en Las Águilas con dirección de regreso a Santa Fe, y tengan que dar vuelta en ‘U’ en plena avenida, ocasionando tráfico.

Solución: Un trébol en Las Águilas para que la gente salga en dirección a la que quieran ir y eviten las 4 vueltas en ‘U’ necesarias.

10. Salida hacia Centenario

Problema: Desde que se hizo la Av. de los Poetas este error existe. La salida de Santa Fe hacia Centenario y Las Águilas, convierte una avenida de 3 carriles en una curva de 2 carriles, con topes y una vuelta en ‘U’.

Solución: Un paso a desnivel que en algún momento se planeó y nunca se consolidó para salir directamente hacia Las Águilas y quitar el exceso de topes en ese pequeño tramo, además de pavimentar correctamente la zona, que siempre está muy dañada.


sábado, 4 de mayo de 2013

Los inocentes tras barrotes


Ellos caminan libres por la calle mientras tú te encierras en la cárcel para estar seguro. ¿No debería ser al revés?

A menudo le llamamos cancelería, cuando debiera ser carcelería.

Los que deben estar detrás de los barrotes son aquellos que rompen la ley, no los civiles que la respetan.

Estas fotos son de un recorrido de apenas un kilómetro, en una sola avenida. No sé a ti, pero a mí, más que hacerme sentir seguro, me hace sentir oprimido.
























martes, 18 de diciembre de 2012

Supervía Poniente: Realidad VS Mito


In this episode of Mythbusters…

Mucho se ha dicho sobre la Supervía Poniente, que llevará al flujo vial de Santa Fe a Luis Cabrera y viceversa.  Como todo en la sociedad mexicana, la postura está dividida, polarizada y divorciada. Existen aquellos que la consideran el Jesús Redentor del asfalto y aquellos que la crucifican como demonio vomitado por las flamas del infierno.

Me considero uno de sus principales detractores. No por las expropiaciones de terrenos, no por el impacto ecológico, no porque la idea sea mala, no por ser parte de esa neo-tendencia que cree que el Distrito Federal se puede cruzar en bicicleta o transporte público como mejor opción.

Me considero uno de sus principales detractores por dos razones: La primera es la falta de planeación y la segunda es por el costo. Sólo puedo hablar por los usuarios que van de Las Águilas a Santa Fe y viceversa, no por aquellos que vienen y van a Luis Cabrera.

Profundizo.

Primero, la poca inteligencia urbanística con la que se realizó esta obra. Tenían todo para brindar una verdadera solución… y la dejaron ir.

Para la parte que no involucra pago de peaje, el entronque de Av. de los Poetas hacia Centenario y Las Águilas sigue siendo una precaria vuelta en ‘U’ mal pavimentada, y la entrada hacia los puentes copió este modelo inventando una nueva vuelta en ‘U’ para desembocar a todos los que vienen por esta vía.

Para sumarle a este nudo vial, decidieron cerrar a un carril el ingreso a Av. de los Poetas, para provocar que se utilice la vialidad de paga, pero olvidaron que no sólo las personas que subimos a Santa Fe venimos de Las Águilas. Nosotros sí podríamos usar la vialidad de paga, pero ¿qué hay de aquellos que vienen de la parte más alta de la avenida, de aquellos que vienen de Villa Verdum, de Desierto de los Leones, de Av. Toluca y de Centenario? Son muchos. Muchos que tendrían que bajar por Las Águilas y dar otra vuelta en ‘U’ –son lo de hoy–  para poder tomar esta vialidad. Les tomaría más tiempo y recursos que la parte libre.

En el entronque de la Supervía Poniente con Las Águilas, dejaron únicamente un carril de entrada para la vía de cuota. Esto ha ocasionado tráfico donde no existía, dejando un solo carril para los que quieren continuar sobre Las Águilas.

Si, al contrario quieres salir de la Supervía para tomar Las Águilas, sólo tienes la opción de ir hacia arriba, lo que genera que –adivinaron– tengas que dar vuelta en ‘U’ sobre plena vialidad si vas con dirección a Periférico. Pudieron hacer un trébol en el entronque, pero sólo dejaron salidas a la derecha, lo cual provoca que el 50% de las personas que desemboca o toma la Supervía por Las Águilas, tenga que dar distintas vueltas en ‘U’ para corregir su camino.

Los puntos de cobro son, si bien nos va, tecnología de 1980. En otros países no es necesario frenar para que el lector detecte la tarjeta de cobro, uno puede avanzar a 80 km/hr y el cargo se realiza. Esto evita el uso de plumillas elevables y no congestionan la vialidad. Aquel que cruza sin el debido tarjetón recibe una multa prominente con una fotografía que identifica sus placas.

Mi segunda razón es el cobro. Por principio, el hecho de que se necesiten nuevas vialidades en esta ciudad se debe principalmente a la mala planeación urbana que venimos acarreando por años por culpa un gobierno poco previsor y cortoplacista. Si supieran planificar, muchas de las nuevas vialidades no serían necesarias. Estamos pagando estas nuevas vialidades, con nuestros impuestos y con el peaje por usarlas, cuando de haber tenido un correcto crecimiento de la ciudad, no sería necesario.

El costo del tramo Las Águilas-Santa Fe en ambos sentidos, es elevado. $10.00 por un tramo de 2 kilómetros lo hace una de las vialidades más caras –si no es que la más– de todo el país. El costo se debe establecer bajo esa primicia y no por el tiempo o gasolina que te ahorre por usarla.

Al argumentar este último punto con los Supervía-lovers, me he encontrado con una cantidad de mitos a su alrededor, que si la distancia de la vuelta son 12 kilómetros, que si ahorra 50 minutos, que los $10.00 se pagan solos por el uso de gasolina en toda la vuelta que se da.

Por esto, decidí hacer un exhaustivo –ni tanto– estudio sobre los beneficios económicos y de tiempo que puede tener esta nueva vialidad y las afectaciones que realizaron a la otra.

Las pruebas que realicé son muestras controladas para ser lo más objetivos posibles. Es decir, se hicieron en diciembre, cuando ya no hay escuelas, que generan el mayor caos vial en estas arterias, para poder avanzar a velocidad constante. También se realizaron en un automóvil turbo, esto influye en que se utilizó gasolina Premium y gasta más gasolina que un coche con motor regular, para llevar al extremo el gasto o ahorro que puede representar. Por último, este coche tiene computadora de viaje, con lo cual pude medir exactamente las distancias, el gasto de gasolina en los cuatro tramos testeados, minutos exactos y velocidad promedio.

Con la siguiente tabla podemos ver todos los comparativos y hallazgos:


Esta tabla nos da la información necesaria para obtener los resultados, y a partir de esto poder tomar una decisión inteligente sobre cómo y cuándo usar la Supervía Poniente, con todo y sus asegunes.

En resumen, lo que nos arroja esta tabla es que:
-          De Las Águilas hacia Av. de los Poetas
o   Por la libre te toma 4 minutos y te cuesta $5.33
o   Por la Supervía, te toma 2 minutos y te cuesta $11.38
-          De Av. de los Poetas hacia Las Águilas
o   Por la libre te toma 8 minutos y te cuesta $8.60
o   Por la Supervía te toma 2 minutos y te cuesta $11.53

Con esta información, podemos concluir los siguientes dos puntos:
-          De Las Águilas hacia Av. de los Poetas, la Supervía representa un ahorro de 2 minutos. El costo diferencial (es decir, el precio que estás pagando por ahorrarte 2 minutos) es de $6.05
-          De Av. de los Poetas hacia Las Águilas, la Supervía representa un ahorro de 6 minutos. El costo diferencial por ahorrarte ese tiempo es de $2.93

Simplificando más esta información, podemos inferir que de Las Águilas hacia Av. de los Poetas, es muy caro pagar $6.05 más por ahorrarte sólo 2 minutos. Sin embargo, de Av. de los Poetas hacia Las Águilas, estarías pagando $2.93 por ahorrarte 6 minutos.

Tomemos en cuenta que estas son pruebas control, sin nada de tráfico en ninguna de las cuatro rutas.

Será cuestión de esperar a enero, donde podremos cómo se modifica el tráfico con el tramo recién abierto hasta Luis Cabrera y con el regreso de escuelas y universidades. Tenemos que tomar en cuenta que ya se repavimentó el tramo alto en Las Águilas, que causaba gran parte del tráfico de esa zona.  Estas tres variantes afectan directamente a las 4 vías, imagino que el impacto será equitativo, pero esa es mera hipótesis.

Lo que es un hecho, es que el recorrido sobre estre tramo de la Supervía en ambos sentidos no supone ningún ahorro de dinero –al contrario, te costará más–  como muchos lo creían, sólo existe ahorro en el tiempo. Por lo pronto mi consejo, con base en este análisis objetivo, es tomar la Supervía sólo cuando una ocasión especial lo requiera, como ir tarde a una junta, quedarte dormido o que la función de la película está a punto de comenzar.

lunes, 3 de septiembre de 2012

¿Cómo puedes ganar una demanda y salir perdiendo?


Apple acaba de ganar una demanda millonaria. Tal vez esta resolución legal represente pérdidas para Apple, por incoherente que esto suene.

Un poco de contexto. La semana pasada, Apple ganó una batalla legal contra Samsung por una suma superior a los mil millones de dólares, alegando que la empresa surcoreana copió varias características del iPhone y iPad en sus productos.

¿Cómo es posible que Apple termine “perdiendo” después de haberse embolsado más de mil millones de dólares? No, no estoy bajo la influencia de ningún estupefaciente. Me explico.

En el mercado actual, una marca pesa más que un producto; por ejemplo, una playera Lacoste. Nadie duda de la calidad de su ropa, pero cualquier persona que sepa de manufactura textil -o sin saber de ella- sabe detectar que los US$80 que la gente paga por una camisa tipo polo, no son por las fibras de oro que podría tener la tela. Están pagando el cocodrilito en el pecho; están pagando la marca. La marca te da status, personalidad y satisfacción.

Cuando la calidad de un producto se deteriora, es muy fácil corregir el rumbo. Se arregla el defecto y listo. Es inmediato el resultado. Con la marca no pasa lo mismo.

Construir una marca toma años. Años de generar esa visión positiva hacia tu marca, años para que la gente la ame. Es como un ser humano, no nace con una personalidad definida; la va creando con el transcurso del tiempo; va creciendo hasta madurar y tener una marca bien definida, pero sobre todo bien posicionada con los consumidores.

Así como una mala decisión tuya puede arruinar tu reputación, lo mismo sucede con las marcas. No importa cuántos años lleves construyendo tu personalidad: Acuéstate con la esposa de tu mejor amigo y difícilmente lograrás levantarte de esa cuando te cachen.

Parece que esto está sucediendo con Apple. A raíz de la publicación de la resolución en corte sobre esta demanda, cientos -por no decir miles- de internautas, se han promulgado de manera sarcástica en contra de Apple.

En el mundo de libertades que permite Internet a través de las redes sociales, el despertar colectivo está al alcance de un Enter en el teclado. Basta con que una persona aviente una canica por la montaña, para que se genere una avalancha.

El copyright ha caído en el absurdo. Las patentes nacieron con la idea de beneficiar al inventor, al creativo, al innovador. Pero se han convertido en una herramienta para detener el avance, la tecnología y la innovación.

Claro, debe de darse crédito al inventor de algo, pero en pleno siglo XXI es difícil inventar el hilo negro. Hoy en día, cualquier invención no surge de raíz. “Somos enanos sobre hombros de gigantes” decía el filósofo Bernardo de Chartres. Así es, alcanzamos una nueva cima pero sólo porque estamos parados en hombros de quienes ya han recorrido un largo camino.

Demandas como la de Apple proponen que cada quien debe empezar desde el suelo, no desde los hombros de alguien más. Esto nos afecta a todos, limita la evolución. Suena hasta cómico que Apple pregone esto cuando son una empresa que siempre ha tomado lo de otros, para hacerlo mejor.

Siempre se debe compensar a quien inventa; pero para esto, las patentes deben estar abiertas a que otras personas las puedan utilizar con su debido crédito.

Durante años, Apple ha marcado tendencias y ha sido el rey de la percepción de marca. Apple ha sido sinónimo de coolness. Pero este sueño cada vez es más frágil, y acciones como las de la semana pasada pueden hacer que se rompa la burbuja de cristal, desatando una ola de intenciones negativas hacia la marca de la manzana.

En un corto plazo, Apple acaba de meter en su cartera más de mil millones de dólares, pero el desagrado de los consumidores por frenar la innovación y la sana competencia, le podría salir más caro a mediano y largo plazo. Cada vez es más grande la corriente de personas que odian Apple; más tangible, más real.

La percepción de la marca Apple está dolida hoy. La avaricia impregnada por el difunto Steve Jobs en su empresa, puede resultar contraproducente. Irónicamente, lo que le dio fuerza algún día, ahora tiene la fuerza de destruirlo.

No hay mejor cumplido que los copiones. Que alguien te imite significa que estás haciendo las cosas bien. Es el mejor parámetro para medirse con la competencia: “¿Me siguen o los sigo?

Apple, no te preocupes porque te copien tus competidores. Preocúpate cuando te ignoren. Si no me crees, ve y pregúntale a Blackberry.









Actualización: Una cucharada de su propia medicina. El actor Bruce Willis podría demandar a Apple. Más información en este link.

martes, 24 de julio de 2012

Para Publimetro, con cariño

Para publimetro con -no tanto- cariño;

Les solicito de la manera más cordial posible que resuelvan un conflicto que están ocasionando en el Distrito Federal. En distintos puntos, sus repartidores están regalando el tabloide en lugares que generan caos vial.

Por ejemplo, en Av. Las Águilas, Álvaro Obregón -enfrentre del colegio Ameyalli- sus repartidores se encuentran localizados en un tope, haciendo que los conductores frenen por completo para recibir el Publimetro.

Entiendo que lo repartan en los semáforos durante el alto, pero invariablemente los están repartiendo durante el siga. En Lás Águilas ni semáforo hay, y ahi se encuentran, haciendo un desastre de una zona que de por sí se encuentra muy afectada por las obras.

Utilicen establecimientos y centros comerciales para repartirlos, pero no a media calle. Tengan conciencia por favor y transmítanla a sus repartidores.

Un trayecto de 10 minutos, se está convirtiendo en uno de 50, por culpa de sus repartidores. Pasando este punto, se libera el congestionamiento vial.

Ayer bajé la ventana para decirle al repartidor "Estás haciendo todo este tráfico", su respuesta fue pintarme dedo por el retrovisor. Hoy había una mujer repartiéndolos y le dije lo mismo, su respuesta fue: "Deja de estar jodiendo".

Más allá de si les interesa o no el problema vial que están causando, los repartidores -que son la cara de su tabloide- están destruyendo su marca.

Espero que demuestren ser un medio de noticias serio y comprometido con la población a la que se dirigen. Tomen cartas en el asunto sobre el problema que están causando en la ciudad. Espero que generen una conciencia en todo su equipo y repartidores, para que sepan en dónde y cómo repartirlos (y de perdida, que no sean majaderos, si no es mucho pedir).

El problema no es único de Las Águilas. Lo veo también en Av. Picacho-Ajusco, en Av. Centenario, en Av. Tamarindos... La lista puede continuar. ¡Estamos hablando de avenidas, no calles! Es un descaro que generen este conflicto en arteria viales tan importantes por el flujo vial que tienen.

Saludos,

martes, 22 de mayo de 2012

Carta al próximo presidente electo

Estamos a poco más de un mes de tener elecciones en México. Esta es una carta que -en mi sueño más guajiro- debería leer el próximo presidente electo, en el momento que se entere que fue el más votado en las urnas, antes de salir a dar cualquier discurso y a celebrar su “triunfo”.

Primero de julio, 2012.
Presidente electo de México;

Hoy es primero de julio, por la noche. Los resultados preliminares acaban de llegar, la certeza de que serás Presidente de los Estados Unidos Mexicanos es una realidad.

Ya varias personas cercanas a ti y tu equipo de campaña -además de uno que otro lambiscón- te están felicitando.

Todavía es primero de julio, por la noche. Antes de que salgas ante la bancada de tu partido, en tu cuartel, frente a cientos de medios a cantar victoria, hay algo que tengo que decirte: Aun no hay nada que celebrar, no hay nada que aplaudir, no hay razón para sentirse triunfadores.

El momento para celebrar, aplaudir y sentirse triunfadores vendrá -si lo demuestras- dentro de poco más de seis años, el 30 de noviembre de 2018 en tu último día como Presidente.

Mañana, dos de julio, no habrá victoria. Esta vendrá sólo cuando hayas cumplido con tu deber, con tu responsabilidad y con la obligación que estás adquiriendo el día de hoy.

La victoria será en seis años, cuando hayas cumplido y superado las expectativas propias que exige la silla en la que te estarás sentando.

Hoy no celebres un logro personal -ni de equipo-, hoy no has ganado, hoy no hay éxito. Hoy te debe invadir un sentimiento de compromiso y responsabilidad.

Hoy no es la meta, hoy es el inicio de la carrera. El juego -por llamarle de algún modo- apenas comienza. Bien lo expone @albertopadilla en su blog: esto es como un partido de fútbol.

Eres un jugador que apenas está entrando al campo. Ningún jugador entra a la cancha cantando victoria, eso lo hace al salir de la cancha, cuando dejó alma, sudor y corazón en el terreno de juego.

Hoy no recibirás aplausos del estadio, no esperes recibirlos. Ganar la elección no es ganar el partido, es sólo entrar a la cancha. Hoy no toca festejar. Ganar la elección es ganar la titularidad en el equipo de fútbol, ahora toca demostrar en la cancha por qué estás en ese puesto.

El reto apenas comienza, -sigo citando a Beto- meterás goles en el camino, darás buenos pases, cometerás faltas, estrellarás algunos balones en el poste y otros de plano los volarás a las tribunas.

Hoy es primero de julio, por la noche. Recuerda que ser Presidente de México debe ser considerado más un servicio público que un honor. Sólo con esa sencillez y con los pies en la tierra podrás -dentro de seis años- celebrar, cantar victoria, ser felicitado, ser recordado, ser amado, ser leyenda.

Atte.
Sólo un ciudadano.

martes, 10 de abril de 2012

¿Qué significa que Facebook haya comprado Instagram?

Las noticias de ayer, ya son noticias viejas. En este mundo de inmediatez, decir que Facebook compró Instagram ya está pasado de moda, y van escasas 24 horas de este suceso.

En resumen, Instagram es un servicio de fotografía donde compartes fotos y les aplicas filtros para ponerlas coquetas; es pues, una red social de fotos.

Ayer, Facebook rompió el cochinito -el de la caja chica, nada más- y pagó la moderada cantidad de $1,000,000,000.00 (mil millones) de dólares por Instagram.

Instagram se creó en Octubre del 2010, hasta su compra el día de ayer tenía 551 días de existir. Tiene 30 millones de usuarios, se han subido más de mil millones de fotos a esta red, actualmente se suben aproximadamente 5 millones de fotos por día con 575 likes por segundo… Instagram sólo tiene 13 empleados.

Como decía en el primer párrafo, poco puedo decir sobre esta noticia un día después de su publicación, así que a lo que truje Chencha. Vamos a darle contexto y forma a esta noticia con 10 comparaciones numéricas para dimensionarla:

1.- Con 551 días, Instagram tiene un valor de $1,000,000,000.00 mientras que The New York Times, con sus 116 años de existir, vale $967,000,000.00, según Dennis K. Berman. Esto quiere decir que incrementó su valor $1,814,882.03 de dólares por día, desde su primer día.

2.- Desde su creación, incrementa 54,446 usuarios por día. Cada día puedes llenar el estadio Omnilife de las Chivas de Guadalajara con usuarios nuevos… y sobra gente afuera de taquillas.

3.- Los usuarios totales son 4 veces la cantidad de personas que habitan en el Distrito Federal. Imagina a toda la población de esta ciudad tomando fotos como degenerados y subiéndolas a la red… multiplícalo por cuatro.

4.- Si juntaras a todos los usuarios de Instagram, estarías igualando la población de Canadá.

5.- Puedes llenar 288 Estadios Azteca con la gente que usa Instagram.

6.- Si costeamos Instagram por el número de fotos que se han subido, cada foto vale USD$1.00, nada mal que te pagaran MXN$13.00 por una foto simplona con efectos, de tu café Caramel Frapuccino Alto Light Macchiato que compraste en Starbucks antes de ir a trabajar.

7.- Si los 13 empleados de Instagram se dividieran el botín de la compra de Facebook, cada uno se llevaría $77,000,000.00 dólares. Esto lo hace el negocio más caro que se ha cerrado en la historia de la humanidad.

8.- Si imprimimos todas fotos que sean subido en el tamaño típico de una fotografía (6x4) y las extendemos horizontalmente una tras otra, podríamos darle 1.2 veces la vuelta al ecuador de la Tierra.

9.- Se dan 50 millones de likes a las fotografías en un solo día; en promedio son 10 likes por cada foto que cada persona sube.

10.- En promedio, cada usuario ha subido 33 fotos en su cuenta de Instagram. Si se repartiera el dinero de la venta entre los usuarios por cada foto tomada -con el dólar a MX$13.00- podrías vender tus 33 fotos en $433 pesos y darte una buena langosta y vino blanco en el Bello Puerto.

¿Compra impulsiva? ¿Compra inteligente? ¿Buen precio o exageradamente cara? No importa, mientras nosotros sigamos alimentando el contenido de las redes sociales con la compulsión que lo hacemos, nosotros ganamos likes y seguidores, mientras ellos se llevan los millones de dólares por nuestro talento.

Nota: $1,000,000,000.00 en inglés se lee como “un billón de dólares”, mientras que en el español se lee como “mil millones de dólares”. Por alguna extraña razón, los gringos se comieron tres ceros para nombrar ilógicamente a esta cifra.